Laminitis En Equinos – Causas Probables Y Cómo Reconocerlas

Si tu caballo ha mostrado dificultad para caminar o resistencia a moverse, es necesario alertarse. Una de las enfermedades locomotoras más comunes en equinos es la laminitis, una inflamación de las láminas de los cascos, estructuras que conectan la estructura córnea a la tercera falange.

Entienda más sobre la condición, conozca los principales signos clínicos y vea cómo identificarla.

¿Qué es la laminitis?

Laminitis es una enfermedad locomotora muy común en caballos adultos. Esa enfermedad se caracteriza por una inflamación en las láminas de los cascos, generando mucho dolor a los caballos afectados.

¿Cuáles son los signos clínicos de la laminitis?

La primera señal que da un caballo cuando tiene laminitis es una renuncia para moverse. Debido al dolor extremo en la planta del pie en la región de las pinzas, la tendencia es apoyar los talones.

Por lo tanto, cuando los cascos de las extremidades anteriores están afectados, es común que desplace el peso a las extremidades posteriores. En los casos que las cuatro patas estén afectadas, es de esperar que permanezca acostado en posición lateral.

Además, otra fuerte característica de la enfermedad es el aumento de temperatura de los cascos debido a la condición respiratoria. Otros signos que también estarán presentes, pero pueden pasar desapercibidos, son:

  • Hundimiento y/o rotura de la línea de corona en la región de las pinzas;
  • Pulso fuerte en las arterias digitales;
  • Ansiedad y tensión muscular;
  • Expresión de dolor;
  • Aumento de la temperatura corporal y cambio de los signos vitales;
  • Sudoración;
  • Caminar similar a “caminar sobre cascaras de huevos”
  • En los casos de hundimiento de la tercera falange, aproximación de los cuatro cascos estando de pie, asemejándose a un “elefante de circo”
  • En casos crónicos, deformación de los cascos;
  • Formación de anillos en la muralla de los cascos, más anchos en la región de los talones y más pequeños en la región de las pinzas;
  • Abultamiento de la planta del pie en la región de las pinzas;
  • Ruptura de la suela en forma de “media luna” en la región de los calibradores entre el ápice de la ranilla y la pinza.

Es muy importante que, al observar cualquier uno de esos signos, por más simples que parezca, la condición sea vista como una urgencia y el dueño del animal busque un médico veterinario inmediatamente para investigar las causas e iniciar el tratamiento.

 ¿Cuáles son las causas de laminits em caballos?

Las causas de laminitis en caballos son muy variadas y aún poco conocidas, para ser honesto. Las más comunes y aceptas son:

  • Alta ingestión de granos – carbohidratos solubles;
  • Toxemia debido a una infección bacteriana;
  • Demasiado peso en alguna de las extremidades cuando el animal, por alguna razón, no lo distribuye correctamente – conocida como laminitis estática – normal en casos de heridas o cirugías en alguna de las patas;
  • Placenta retenida em yeguas;
  • Conmoción de suela, causada por largas caminatas en pisos duros, como el asfalto;
  • Compresión excesiva de la suela, causada por herraduras mal colocadas, mal ajustadas o mantenidas por tiempo excesivo;
  • Isquemia del casco debido al frio – nieve – o al calor excesivo – debido al piso o por la colocación de herraduras.

Además de estes factores que, en su mayoría, son externos, la laminitis también puede desarrollarse por trastornos metabólicos, que, por lo general, comprometen la circulación sanguínea. Son ejemplos de factos que pueden desencadenar casos como este:

  • Las deficiencias minerales involucradas en la expulsión de la placenta;
  • Síndrome Metabólico Equino, en animales obesos;
  • Disfunción de la glándula pituitaria o síndrome de Cushing, que es más común en animales mayores;
  • La exposición a fertilizantes que tengan nitrato en su composición.

¿Cómo tratar la laminitis?

El éxito del tratamiento depende de la rapidez en establecer y eliminar la causa de la enfermedad. Es fundamental que el dolor del animal esté controlado y que la circulación sanguínea del casco vuelva a su normalidad lo más rápido posible.

Es el papel del médico veterinario establecer un pronóstico y proponer las correcciones necesarias para evitar que casos como este vuelvan a ocurrir

Contribución: Médico veterinário Mário Duarte (@marioduarte.vet)

Comentarios

Esta publicación aún no tiene comentarios, sé el primero en comentar.
Sac Brasil: 0800 0109 197 Internacional: 55 19 3848-8500

Av. José Nicolau Stabile, 53 – Burck |
Louveira – SP – CEP: 13290-000 | vetnil@vetnil.com.br

Copyright © 2022 Vetnil - Socio a quien le Importa | All Rights Reserved